Casa solariega del siglo XVIII, cuna de la ganadería jijona a manos de los hermanos Sánchez-Jijón.

Dispone de un interesante patio interior con distintas dependencias, destacando su portada coronada por un escudo.

Actualmente es una casa privada, solo puede visitarse su exterior.