Parque Nacional Las Tablas

A 15 kms. de la localidad podrás acercarte al Parque Nacional, pudiendo disfrutar del la observación de sus aves y del bello paisaje que en este momento ofrece.

El Parque Nacional de las Tablas (PNTD) ubicado entre los términos municipales de Villarrubia de los Ojos, Daimiel y Torralba, es un ecosistema único no solo en la Península Ibérica, sino también en el mundo, último representante del ecosistema denominado tablas fluviales. Se trata de llanuras de inundación con origen fluvial, pues son desbordamientos de los ríos en sus tramos medios como consecuencia de la horizontalidad del terreno. Un tipo de ecosistema palustre que era muy característico de la Mancha y estaba muy bien representado hasta hace pocos años en las Tablas del Záncara, de Villarta de San Juan, de Arenas de San Juan, de Villarrubia de los Ojos y de Daimiel.

El Parque Nacional tiene una superficie total de 3.030 ha. y una zona periférica de protección de 5.272,59 ha. Fue declarado Parque Nacional en 1973 por el Decreto 1874/73, de 28 de junio, y más tarde se reclasificó según la Ley 25/80, de 3 de mayo. Hace poco se amplió la superficie por Resolución  de 21 de enero de 2014. Posee además otras figuras de protección: Reserva de la Biosfera (1981), Humedal de Importancia Internacional por el Convenio de Ramsar (1982), zona ZEPA (1988) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC)

Este humedal tan especial se forma en plena Mancha al pie de los Montes de Toledo que en nuestra localidad, Villarrubia, tiene sus estribaciones más meridionales. Es un ecosistema complejo que mezcla las características de una llanura de inundación producida por los desbordamientos de los ríos Guadiana y Gigüela en su confluencia, con la de un área de descarga de aguas subterráneas procedentes de un acuífero de gran tamaño. Estos desbordamientos, favorecidos por la escasez de pendiente en el terreno, llevan emparejados el desarrollo de una potente y característica cubierta vegetal que constituye un excepcional hábitat para toda la fauna ligada al medio acuático.

La flora y la vegetación acuáticas, en un sentido general, son las más interesantes y características de este espacio natural, y las que le confieren su singularidad. Así podemos encontrar las ovas (algas que viven sumergidas del género Chara), plantas que flotan en el agua (lentejas de agua, ranúnculos o manzanilla de agua), helófitos o plantas emergentes (masiega, carrizo, enea, junco, la castañuela, verbena o salicaria), plantas halófitas (limonios, almajo o sosa) y bosquetes de tarayes. Todo un mosaico vegetal que sirve de cobijo para un sinfín de fauna, sin duda, el valor más apreciado y reconocido por los visitantes, especialmente las aves que por su abundancia, diversidad y fácil observación destacan de entre todos ellos y atraen a miles de visitantes cada año.

Pero para conocer este Parque Nacional le hacemos una recomendación. Primero acérquese a un lugar elevado. Usted quizá se pregunte el porqué de esta sugerencia. Muy sencillo: Las Tablas son un paisaje muy plano que, como mejor se aprecia, es a vista de pájaro. El mirador de la Mancha o el Santuario de la Virgen de la Sierra son lugares perfectos (ambos en la localidad de Villarrubia), así que suba en un día claro, mire desde lo alto y recréese con este paisaje único en Europa. Después puede continuar la visita dirigiéndose a la zona de uso público del Parque a la que se accede por una carretera directa de 13 km que une el municipio de Villarrubia de los Ojos con el PNTD. Allí podrá visitar el centro de visitantes, el centro de interpretación del molino de Molemocho, recientemente restaurado y que en su interior nos ofrece una exposición etnográfica y la maquinaria en perfecto estado de funcionamiento, o recorrer los itinerarios peatonales autoguiados que parten del aparcamiento del Centro de Visitantes. Concretamente son tres: El itinerario de la Torre de Prado Ancho y el itinerario de la Laguna Permanente son lineales, con una longitud de 1.500m y de 800m, respectivamente, y el itinerario de la Isla del Pan, circular y con una longitud total de unos 2.500 metros.

Las Tablas son un espacio natural que se vive con los cinco sentidos. Y que cambia en cada estación; con sol o con niebla, si llueve o nieva, si hace viento y todo está en calma… Sus paisajes, sus colores, sus aromas y sus mil sonidos varían, pero siempre nos transmiten paz, calma y bienestar. Y nos descubren el sabor de una tierra con historia que hay que vivir y disfrutar. Desde el Ayuntamiento de Villarrubia de los Ojos le invitamos a visitar nuestra localidad y desde aquí conocer este paraíso natural.

tablas_daimieltablas_daimieltablas_daimieltablas_daimieltablas_daimieltablas_daimiel